Recuerda que el trabajo que hace todos los días este órgano lo hace acumular toxinas, por lo que la idea es eliminar estos residuos negativos. Se puede reiterar el proceso hasta tres veces al año. Ten en cuenta las siguientes recetas para una efectiva limpieza hepática:

Zumo de toronja con ajo y jengibre: haz este procedimiento durante le fin de semana. Además te ayudará a fortalecer tu sistema linfático. Necesitas dos toronjas, cuatro limones, dos dientes de ajo, una rodaja de raíz de jengibre, 300 ml de agua destilada y dos cucharadas de aceite de oliva. Exprime las toronjas y los limones, ralla el jengibre y prensa el ajo. Coloca todos los ingredientes en la licuadora y mezcla bien. Bebe antes de dormir por la noche.

Zumo de naranja, ajo y aceite de oliva: lo que necesitas es una cuarta taza de aceite de oliva, una cuarta taza de zumo de naranja recién exprimido, media cucharada de jengibre rallado y media cucharada de ajo picado. Bate en la licuadora y bebe antes de ir a dormir. Acuéstate del lado derecho. Se debe repetir durante tres noches seguidas.
Alimentos que te ayudarán a desintoxicar el hígado

Además de las dos recetas mencionadas anteriormente, puedes, una semana antes y otra después, preparar el cuerpo y mantenerlo en la senda “natural” o desintoxicante. Para ello, se aconseja consumir los siguientes alimentos:
 Granos enteros: tienen vitamina B y mejoran la metabolización de las grasas y la función hepática
 Té verde: posee muchos antioxidantes (catequinas), útiles para asistir al hígado
 Uvas: te aportar azúcares naturales y muchos antioxidantes, activando a su vez la función de limpieza del hígado y la producción de bilis.
 Manzanas: cuentan con una gran cantidad de pectinas y componentes químicos que ayudan al organismo a eliminar toxinas del aparato digestivo.
 Zanahorias y remolachas: tienen muchos flavonoides y beta caroteno, que estimulan la función hepática
 Hortalizas de hoja verde: son unas aliadas fantásticas para limpiar el hígado debido a la clorofila que absorbe las toxinas del torrente sanguíneo y protegen este órgano tan importante
 Aceite de oliva: es útil si se lo emplea en cantidades moderadas
 Berenjenas: se trata de un tónico digestivo que sirve para activar las funciones de la vesícula
 Escarola y endivia: ambas tienen una sustancia de sabor amargo que sirve para vaciar de forma natural la vesícula
 Aguacate: protege al hígado de las sobre cargas tóxicas y aumenta el poder de limpieza del tratamiento que elijas.
Como últimas recomendaciones: reduce las porciones que consumes, evita el alcohol, la carne roja, los lácteos y los productos refinados, bebe suficiente agua y realiza una rutina de ejercicio moderada.