La obesidad se ha relacionado con la infertilidad y ahora un nuevo estudio realizado en Estados Unidos demuestra que la cirugia bariatrica puede tratar la causa más común, el síndrome de ovario poliquístico (SOP), un desequilibrio hormonal que afecta hasta a un 10% de las mujeres en edad fértil.

En el estudio, los investigadores informaron que el 100% de las mujeres con obesidad mórbida que fueron diagnosticados con infertilidad relacionada con SOP y deseaban hijos, quedaron embarazadas a los tres años siguientes a la cirugía de bypass gástrico.

Tras una operación de Bypass Gástrico la mejoría que se produce en el organismo es enorme, especialmente en la mujer, donde las alteraciones son casi siempre reversibles. En la mujer, la simple pérdida de grasa en todo el organismo, hace que todos los mediadores hormonales, lleguen a concentraciones adecuadas a los órganos diana, y puedan ejercer su función con normalidad. La paciente lo detecta fácilmente, porque nota que las reglas o menstruaciones vuelven “con fuerza”, “como cuando eran más jóvenes”, con más molestias, más sangrado, y en ciclos cada vez más regulares. Todo ello son signos, de que la paciente tiene unos ovarios sanos y activos, así como un endometrio capaz, y que podría quedarse embarazada. De manera que debe evitar un posible embarazo, hasta que no pierda todo el peso. Cuando la mujer pierde el peso, a no ser que hubiese otro problema ginecológico intercurrente no conocido, la fertilidad se recupera, sin secuelas, y pueden tenerse embarazos seguros.